Terapia Breve Estratégica e integradora

La terapia breve estratégica trabaja estrechamente con el paciente para que se inicie la resolución de sus problemas en el menor tiempo posible, de modo que su sufrimiento y malestar comience a disminuir cuanto antes.

“La Terapia Breve Estratégica se puede definir como el arte de resolver complicados problemas humanos mediante soluciones aparentemente simples. Aunque los problemas y el sufrimiento humano pueden ser complejos y persistentes, no por ello requieren soluciones largas y complicadas. Los resultados obtenidos mediante la utilización de intervenciones estratégicas bien construidas y aplicadas demuestran que es posible resolver de manera efectiva y en tiempo breve la mayoría de los trastornos psicológicos. Se trata de una intervención terapéutica breve (entendiendo por breve menos de 20 sesiones, en función del tipo de problema y de su evolución) que se ocupa, por una parte, en eliminar los síntomas o el comportamiento disfuncional por el cual la persona ha recurrido a terapia, y, por otra parte, en producir un cambio de las modalidades según las cuales la persona construye su propia realidad personal e interpersonal. Por consecuencia, la Terapia Breve Estratégica representa una intervención radical y duradera y no una terapia superficial y meramente sintomática. Es un enfoque original sobre la formación y la solución de los problemas humanos que se basa en fundamentos teóricos y práctica aplicativa en constante evolución sobre la base de la investigación empírica”.

(Giorgio Nardone en www.http://www.centrodeterapiabreveestrategica.org).

La Terapia Breve Estratégica construye una solución diferente para cada paciente y junto con el paciente. Para ello se presta mucho cuidado a la relación con el paciente, a través del respeto, la escucha y la comprensión, con el objetivo de co-construir un camino hacia la solución. El tiempo de trabajo entre paciente y terapeuta se invierte en concretar objetivos de cambio y en construir soluciones adaptadas al problema. Es decir, la terapia breve estratégica representa un enfoque pragmático del cambio.

Las sesiones son quincenales en casi todos los procesos de terapia y su duración es de 45 minutos. En cualquier caso, la periodicidad de las sesiones es convenida con el terapeuta, implántandose a lo largo del proceso terapéutico señales, indicadores que le permitan discernir al paciente si vamos en la dirección perseguida

Las intervenciones desde la Terapia Breve Estratégica siguen dos criterios, eficacia (alcanzar el objetivo – dar en la diana) y eficiencia (duración breve). Sólo lo que es necesario y no más. Nuestro tiempo es importante y el de nuestros pacientes, así como su sufrimiento todavía lo son más.

Siendo el enfoque de trabajo principalmente el de la psicoterapia breve estratégica también se nutre el proceso de cambio con nuestros pacientes de otras perspectivas psicoterapéuticas (Psicoterapia Existencial – Irvin Yalom; Logoterapia – Viktor Frankl…), así como del modelo de asimilación de experiencias problemáticas de W.B. Stiles (un modelo sobre el cambio en terapia). Es decir, un enfoque integrador en psicoterapia, porque lo más importante no es el modelo de psicoterapia sino el problema del paciente y su solución.

En el trabajo sistemático, riguroso y flexible la Terapia Breve Estratégica se rige por el siguiente procedimiento:

a.Clarificar el problema / objetivo para que el paciente tenga el control sobre su proceso de terapia.

b.Diseñar la estrategia adecuada para alcanzar el objetivo o resolver el problema

c.Para movilizar al paciente hacia la solución sugerida, hacia el cambio, las herramientas que se utilizan son:

  1. Estrategias de comunicación eficaz y persuasiva
  2. Crear preguntas diferentes para generar soluciones diferentes
  3. La construcción de una relación excepcional con el paciente

Áreas de intervención y terapia

ADULTOS

  • Miedos y fobias.
  • Trastorno Obsesivo – Compulsivo (TOC).
  • Problemas de ansiedad y estrés.
  • Afrontamiento de bloqueos (por ej. toma de decisiones), dificultades y retos.
  • Depresión y superación de estados de tristeza e insatisfacción.
  • Afrontar cambios vitales y crisis.
  • Cambios en la comunicación para cambiar relaciones humanas.
  • Re-ilusionar-se y sorprenderse con la vida.
  • Apoyo psicológico en procesos de enfermedad y duelo: Cuidando del paciente, enfermo y de su familia.

Personas de más edad (+ de 50)

  • Adaptación al proceso de envejecimiento (soledad, pérdidas, duelo, jubilación…).
  • Miedo y ansiedad (fobias, ataques de pánico, hipocondría, trastorno obsesivo compulsivo…).
  • Miedo a la soledad y miedo a morir.
  • Depresión y tristeza.
  • Pérdida de las ilusiones: re-ilusionar-se.
  • Disminución de la actividad: reorganización del tiempo.